“La industria farmacéutica está causando más muertes que los cárteles de la droga”


El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM, por sus siglas en inglés) contiene la clasificación de las enfermedades mentales según la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, y se usa en todo el mundo para decidir quién padece una enfermedad mental y quién no.

El doctor Allen Frances (1942), catedrático emérito de la Univesidad de Durham, dirigió la penúltima edición de la conocida como “Biblia de la psiquiatría”, el DSM IV. Entonces, trató de elevar los criterios bajo los cuales se puede calificar a alguien como enfermo mental. Pero no lo consiguió. El DSM IV se empezó a utilizar, a juicio de Frances, de forma incorrecta para hacer explotar la burbuja de la inflación diagnóstica y la medicación. Hoy, sobre todo en EEUU, las cifras son preocupantes: el 20% de las personas toman un medicamento psiquiátrico a diario y una cuarta parte de la población tiene un diagnóstico de enfermedad mental.

“La inflación diagnóstica no es exclusiva de la psiquiatría, es común a toda la práctica médica y es algo que debería preocuparnos.”

Aunque a Frances no le hacía ninguna gracia el nuevo DSM, no tenía intención de criticarlo públicamente (la polémica sería enorme entre los psiquiatras, tratándose del director de la anterior edición), pero tras una fiesta de la asociación cambió de opinión. “Me horrorizaba el ingenuo entusiasmo de las personas que trabajaban en el DSM 5. Donde ellos veían magnificas oportunidades yo veía graves riesgos”, reconoce Frances en su nuevo libro, ¿Somos todos enfermos mentales? (Ariel), que acaba de publicarse en España. El nuevo DSM iba a ser un desastre, y su antiguo director se decidió a tomar partido.

Ayer Frances visitó Madrid y fue muy claro: si el DSM 5 tiene éxito (algo que aún está por ver) el 81% de la población de entre 11 a 21 podría ser diagnosticada con una enfermedad mental. La inflación diagnóstica puede llegar al absurdo. Y el psiquiatra cuenta con numerosos ejemplos.

“Con el nuevo DSM –explica Frances–, tan sólo dos semanas después de que alguien pierda a un ser querido, un médico puede diagnosticar depresión clínica. Si alguien tiene síntomas propios del duelo no va a acudir a un psiquiatra, va a ir al médico de cabecera, que en Estados Unidos pasa de media 7 minutos con cada paciente, cifras que no serán muy distintas a las de España. Quizás ni siquiera conozca al paciente bien”. No importa, asegura el psiquiatra, en un momento podrá (con el manual en la mano) decir que tiene depresión y recetarle antidepresivos. Y la situación se repite con numerosos trastornos que, desde la publicación del nuevo DSM (en mayo de 2013), son mucho más sencillos de diagnosticar.

Y no hay que ser un genio para darse cuenta de que el verdadero beneficiado de esta nueva situación es la industria farmacéutica. “Las farmacéuticas están alertando ya a los médicos que la depresión debe ser diagnosticada en personas que están pasando un duelo”, asegura Frances. “Es parte de su campaña de promoción”.

Una deriva muy peligrosa

En su opinión, aunque el nuevo DSM 5 genere enormes beneficios para las farmacéuticas, estas no están detrás de sus errores. Es más bien el ego y la falta de perspectiva de los psiquiatras lo que ha provocado todo esto.

“Conozco muy bien a la gente que ha trabajado en el DSM 5 y no creo que tengan un interés sea ayudar a las farmacéuticas”, asegura Frances. “Es gente de buen corazón que ha tomado decisiones muy estúpidas, pero no por la presión de las farmacéuticas, sino porque han sobrestimado la importancia de su campo de estudio, sin darse cuenta del daño que puede hacerse cuando las cosas que pueden funcionar para ellos en la universidad se lleven a la práctica clínica”.

Si las farmacéuticas hubieran pagado a los profesionales por redactar el DSM estaríamos ante un escándalo mayúsculo. Pero lo que han logrado es casi peor, ya que está más arraigado: han conseguido que todos (médicos y pacientes) creamos que las drogas son la única solución a nuestros problemas. “Esta colosal industria está lavando el cerebro a todo el mundo para que tomen pastillas, aunque no las necesiten”, explica Frances.

El psiquiatra insiste en que las farmacéuticas no han tenido ninguna influencia directa en el DSM –“no es así como van las cosas”–, pero una vez publicado van a exprimir sus posibilidades hasta la última gota: “Miran hasta los márgenes, buscando cómo pueden usar los diagnósticos en su provecho. Las farmacéuticas tienen millones de dólares, y la más brillante mercadotecnia, a la espera de encontrar cualquier nuevo trastorno para convertirlo en moda. Así ocurrió con el TDAH, con la depresión, con el desorden bipolar… Tomaron la definición, que funciona bien si se usa con cautela, y la hicieron confusa en la práctica general”.

Un problema que afecta a toda la medicina

Para Frances, la inflación diagnóstica no es exclusiva de la psiquiatría, es común a toda la práctica médica y es algo que debería preocuparnos. Mucho. “Si tienes 60 años y eres mujer, es casi imposible no tener osteoporosis, porque la definición de unos huesos ‘normales’ está basada en los huesos de las mujeres de 20 años”, asegura el psiquiatra. “Se ha patologizado todo”.

A las farmacéuticas no les interesa desarrollar antibióticos que la gente sólo va a tomar dos o tres días, pero van a hacer todo lo posible para vender medicamentos a los niños, porque serán consumidores para toda la vida

Pero si esto ocurre con todos los campos de la medicina, cuando hablamos de enfermedad mental la cosa se complica. “En psiquiatría no hay análisis de sangre para saber si una persona es normal o no”, explica Frances. “Si la línea que separa a las personas a las que se les puede diagnosticar un trastorno y las que no se desplaza aunque sea un poco, y puedes presionar para que eso ocurra, la diferencia es de millones de pacientes”.

El ejemplo más claro de esta vergonzosa inflación diagnóstica es el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). “La forma más fácil de predecir que un niño va a padecer TDAH es su cumpleaños”, explica Frances. “Si eres el niño más pequeño de tu clase, tienes el doble de posibilidades de padecerlo que si eres el más mayor. Estamos transformando la inmadurez en enfermedad, y en vez de tratarla en clase, estamos gastando millones de dólares en medicamentos”.

“Desde la perspectiva de la industria farmacéutica –continua Frances– esto es genial. No hay mejor cliente que un niño. A las farmacéuticas no les interesa desarrollar antibióticos que la gente sólo va a tomar dos o tres días, pero van a hacer todo lo posible para vender medicamentos a los niños, porque serán consumidores para toda la vida”. Medicamentos que, en numerosas ocasiones, causan más problemas de los que resuelven. “Los antipsicóticos hacen a los niños muy gordos”, explica el psiquiatra. “Ya tenemos una epidemia de obesidad infantil que provoca diabetes y muerte prematura”.

Hay espacio para el optimismo

Para Frances la solución a este problema es bien sencilla: hay que limitar el poder de las farmacéuticas y promover una vuelta a la práctica clínica racional, humanizada. “Cualquier problema múltiple se resuelve de forma más efectiva a través de la psicoterapia que a través de la medicación”, asegura el psiquiatra. “Sí, es más barato dar drogas a un paciente en los primeros meses, pero si tiene que estar medicado toda la vida es muy caro. Si pensamos en la vida de los pacientes es mejor gastar dinero en diagnósticos más precisos y cuidadosos y en psicoterapia, y menos dinero en aumentar los diagnósticos y la medicación”.

“Los doctores están prescribiendo narcóticos como locos, y la industria está empezando a ser más peligrosa que los cárteles de la droga”.

El psiquiatra pide sentido común en la práctica médica, y mano dura con las farmacéuticas. “A veces, cuando la situación se vuelve indignante, acaba ganando el sentido común”, asegura Frances, que cree que se puede luchar contra ciertos comportamientos de la industria farmacéutica al igual que se acabó con el tabaquismo: presionando a los Gobiernos para que establezcan unas regulaciones más duras.

“Las farmacéuticas venden una píldora para tratar la hepatitis C por miles de dólares a Europa y luego venden la misma píldora a Egipto por 10 dólares”, afirma Frances visiblemente enfadado. “La gente tiene que empezar a darse cuenta de que esta gente no son nuestros amigos. No es gente que se preocupa por nosotros: se preocupan por sus beneficios, y debemos ser escépticos y controlarlos. Los doctores están prescribiendo narcóticos como locos, y la industria está empezando a ser más peligrosa que los cárteles de la droga, y ya está causando más muertes. Esto es tan indignante que el cambio tiene que ser inminente”.

Fuente: El Confidencial

Publicado en Ciencia y Biología, Corporaciones Multinacionales, Escándalos, Farmafia y medicina, Noticias y actualidad, Nuevo Orden Mundial | Deja un comentario

Humanos inclinan vagón de tren para salvar a un hombre atrapado, y lo consiguen


En Australia, un viajero que se quedó atrapado entre la plataforma de una estación de trenes y un vagón ha sido liberado después de que decenas de otros pasajeros empujaran el vagón de la locomotora hacia un costado para liberar la pierna atrapada del hombre.

Publicado en Motivación y superación, Noticias y actualidad, Sociedad | Deja un comentario

Leucocitosis digestiva: cómo nuestro cuerpo se defiende de los alimentos cocinados


Leucositosis es el nombre que la patología médica da a un número excesivo de glóbulos blancos en la sangre. Los doctores descubrieron este fenómeno en 1846 y Wirchow clasificó la “leucocitosis digestiva Como “normal ya que todos parecían sufrirla. Esto fue superado hace aproximadamente tres décadas por los descubrimientos de Paul Kouchakoff, quien mostró que el alimento en su estado natural, no cocinado, no producía leucocitosis, y que el alimento cocinado es la causa de leucocitosis.

white-blood-cell-amungst-red

Sabemos que los glóbulos blancos (leucocitos), los encargados de defender nuestro organismo de elementos potencialmente dañinos, proliferan en la sangre en presencia de organismos o sustancias indeseables. Por ejemplo, cuando entra en nuestro cuerpo un virus, un hongo o una bacteria patógena.

Pero fijaos en esto: si yo como una manzana y a la media hora me extraen sangre para hacer un recuento de glóbulos blancos, el hematólogo podrá contar en torno a los 7000 leucocitos por milímetro cúbico. Es decir, una tasa completamente normal y corriente. Todo en su sitio. Sin embargo, si antes de comer la manzana la cocino sólo cinco minutos al vapor el recuento de leucocitos arrojará fácilmente una tasa en torno a 14.000 leucocitos por milímetro cúbico. El doble que en el primer caso.

¿Conclusión? El organismo considera a la manzana cocinada, no como algo afín y amistoso, acorde con su propia naturaleza, sino como un enemigo del que hay que defenderse y al que hay que neutralizar. Es decir, que el fuego ha transformado la manzana en algo sin vida, en un conjunto de moléculas más o menos alteradas.

Lo peor de todo esto es que una manzana cocinada un minuto en el microondas puede elevar la tasa de leucocitos en sangre a más de 40.000 por milímetro cúbico. O sea, que el cuerpo es capaz de distinguir el nivel de degradación de un alimento. Y sabe que un microondas altera a niveles más profundos el alimento que lo que pueda hacer una cacerola al fuego.

Llegados a este punto, alguien puede pensar: “Bueno, ¿y qué más da que suban los leucocitos en sangre? ¿Me voy a morir por ello?”.

El sistema inmunitario debería actuar ante enemigos potencialmente dañinos como virus, bacterias o incluso células que se estén volviendo cancerosas. Pero si cada vez que comemos se activa, evidentemente eso comportará un desgaste de energía y de recursos. Lo que implicará a su vez una merma en el organismo y una pérdida de vitalidad, con todo lo que eso supone (predisposición a la enfermedad, envejecimiento prematuro, desarreglos orgánicos, disfunciones, etc.).

Esto no es una teoría. El fenómeno de la leucocitosis digestiva fue estudiado y descrito científicamente en los años treinta por el médico de origen ruso Paul Kouchakoff, que descubrió que podía dividir sus descubrimientos sobre leucocitosis en cuatro grupos distintos según las reacciones en la sangre:

1.- Un alimento crudo no producirá aumento de glóbulos blancos.

2.- Los alimentos comunes cocinados producirán leucocitosis.

3.- Los alimentos cocinados a presión producían mayores leucocitosis que los alimentos no cocinados a presión.

4.- Los alimentos manufacturados son los más dañinos, tales como el vino, vinagre, azúcar blanca, jamón.

Kouchakoff no era vegetariano, pero sus descubrimientos mostraron que, para evitar la leucocitosis, la carne debería comerse cruda, lo que sería muy desagradable para los humanos. La carne preparada o procesada (cocinada, ahumada, salada) provocaría la reacción más violenta, equivalente al aumento de la leucocitosis que se experimenta en un envenenamiento. Este descubrimiento sobre el incremento en la actividad de la fagocitosis, los carroñeros del torrente sanguíneo, después de comer alimento cocinado y procesado, aclara porqué los alimentos crudos curan tan rápidamente las dolencias agudas y crónicas, simplemente reduciendo la sobrecarga tremenda de sustancias tóxicas y gérmenes con los que la sangre tiene que luchar y permitiendo que el sistema inmunológico se concentre en curar y depurar el organismo.

Las temperaturas críticas en las que el alimento se hace “patológico” produciendo síntomas de leucocitosis, varía con el alimento; las zanahorias a 98ºC e incluso el agua caliente sobre 90ºC. Considerando la reacción tóxica del agua cuando se calienta debería desaconsejarse el uso de tés de hierbas en favor de los zumos vivos de mayor potencia bioquímica y propiedades antileucocitosis.

Kouchakoff descubrió que una dieta vegetariana amplia compensa el efecto adverso de una cantidad pequeña de alimento cocinado como para no causar leucocitosis. La mayoría de la gente puede tolerar una dieta del 80% de alimento vivo con el 20% de alimento cocinado en forma de tubérculos cocidos como transición hacia una dieta totalmente crudívora.

¿Y cómo puede evitarse?

Pues cocinando los alimentos por debajo de 100ºC grados (a fuego muy lento o con cacerolas especiales, que permitan hacerlo), comiéndolos tibios (no muy calientes, sobre 40ºC máximo) y acompañándolos siempre de otros alimentos crudos, como ensaladas (no fruta, que siempre debe comerse sola). Se ha demostrado que esto puede eliminar, o cuanto menos atenuar, la leucocitosis digestiva.

Y, por supuesto, tener muy presente, a la hora de comer algo, que los alimentos crudos no producen leucocitosis.

Fuente: Noticiario del Nuevo Mundo

Publicado en Alimentación, Ciencia y Biología, Salud y Nutrición | Deja un comentario

Crean Enfermedades para vender Medicamentos


Dura sólo 2 minutos y medio, pero creo que no se necesita más para confirmar la terrible actitud de la industria farmacéutica.

Publicado en Corporaciones Multinacionales, Escándalos, Farmafia y medicina, Salud y Nutrición, Sociedad | 2 comentarios

Pan industrial, veneno mortal


El pan que nuestros abuenos hacían, todo con productos naturales, era base fundamental de nuestra dieta, pero el poder de las corporaciones, el control total que tienen sobre nuestras mentes a través de la publicidad, el control del dinero que hace que sea imposible competir con ellos, ha hecho que hasta el producto más básico en nuestra dieta, como es el pan, acabe siendo un producto industrial cuyo único objetivo es que siga teniendo la misma apariciencia externa que el pan, pero olvidandose de la parte fundamental relacionada con nutrir a nuestras células.

Publicado en Alimentación, Consumismo, Salud y Nutrición, Transgénicos | 2 comentarios

Así reaccionó Vancouver a los clavos “anti-indigentes” de Londres


La organización benéfica de Vancouver “Refugios RainCity”, está transformando las bancas de la ciudad en albergues para personas en situación de calle. Al dar un techo y un lugar para descansar a las personas sin hogar de esa lluviosa ciudad, RainCity ha dejado en vergüenza los clavos “anti-indigentes” instalados en Londres.

09675f7dbf80c1625a7aa93d11335be2

La compañía se especializa en servicios de alojamiento y de apoyo para indigentes en Vancouver, y utilizaron diseños que cuentan con frases de bienvenida en el respaldo de las bancas. Durante el día, las bancas son lugares para esperar el autobús o sentarse;  por la noche se convierten en refugios utilizables en el que el respaldo se levanta para proporcionar refugio.

En el día, las bancas de la ciudad utilizan los rayos UV de la luz solar, dejando a la vista la frase: “Esta es una banca.”; por la noche, aparece un texto que brilla en la oscuridad, que dice: “Esta es una habitación” y además proporciona el sitio web de RainCity.

3d8c977f085e6ce41c38582f16f76723

En otra de las bancas se puede leer “Aquí hay un refugio”, y cuando el respaldo de la banca se levanta, dice “Aquí hay un hogar”, proporcionando la dirección de un albergue de RainCity.

89f3d6dcaacd802d4e25a6d5fcb49ba2

Todo lo contrario a lo que vimos en Londres: A principios de junio, clavos de metal se instalaron fuera de un lujoso edificio para evitar que indigentes durmieran en esa área durante la noche.

Luego, clavos similares se instalaron fuera de un supermercado Tesco en Londres. Según los informes, las razones eran “para tratar de impedir la práctica de conductas antisociales como fumar o beber fuera de la tienda”. Pero una vez que los medios de comunicación lo reportaron, los llamados clavos “anti-indigentes” fueron denunciados por su crueldad.

Esto provocó gran revuelo en los medios de comunicación. Algunos activistas llegaron a pavimentar los clavos fuera del supermercado Tesco.

3d58dfa25f4dcaf3f5a3511adc8ef8ea

A través de una fuerte petición con 120.000 firmas, se le exigió al edificio remover sus clavos. Incluso el alcalde de Londres, Boris Johnson, describió los clavos como “feos, contraproducentes y estúpidos”, y exigió que se retiraran de inmediato. Después dela reacción, Tesco finalmente retiró los clavos fuera del supermercado.

Las bancas de RainCity demuestran que un grave problema urbano puede ser resuelto de manera civilizada: Las bancas otorgan refugio y llevan a los indigentes a albergues reales. Además, hay pruebas de los beneficios económicos de ayudar a indigentes a encontrar refugio en lugar de dejarlos en la calle. Tiene mucho más sentido tratar a las personas con dignidad mientras se busca una solución.

Fuente: Acción Preferente

Publicado en Activismo, Motivación y superación, Noticias y actualidad, Sociedad | Deja un comentario

Hipocresía e Ignorancia reflejadas en estas dos “bromas”


Un loco cocinero insiste en cocinar con los ingredientes más frescos; especialmente cuando se trata de su famosa salchicha de cerdo. Las víctimas de esta broma ven como este chef pone en la maquina trituradora un adorable y rosado bebé cerdo vivo, los clientes están muy perturbados. ¿Qué diferencia hay entre triturar a un cerdo vivo y comprar una inocente salchicha? NINGUNA.

Publicado en Activismo, Animales (no humanos), Igualdad Animal y Cia, Reflexiones, Sociedad, Veganismo y Vegetarianismo | 2 comentarios

Un hombre pide ayuda en la India y nadie lo va a socorrer


Publicado en Activismo, Educación, Escándalos, Reflexiones, Sociedad | Deja un comentario

NO al Bullying


Publicado en Educación, Reflexiones, Sociedad | Deja un comentario

Abre un supermercado sin envases que no genera residuos


En Original Unverpackt, mercado alemán próximo a inaugurar, los consumidores llevan sus propios recipientes y bolsas para no generar más basura.

 

Aunque el reciclaje y los esfuerzos más eficientes por tratar los residuos de los envases ya hacen una diferencia en la cantidad de basura que se va a los vertederos, todavía producimos mucha basura y más de la que es sustentable. ¿Y qué si pudiéramos eliminar los residuos producidos por envases de alimentos incluso antes de ponerlos en nuestro carrito de compras? Esa es la idea detrás de Unverpackt original, un nuevo concepto de supermercado en Alemania, que lleva las cosas a un territorio de “cero residuos” al alentar o, en este caso, “obligar” a los consumidores a usar contenedores reutilizables.

La tienda es una idea original de Sara Wolf y Milena Glimbovski. Ellas quieren que los consumidores tengan la posibilidad de elegir la cantidad de alimentos que compran, así como la cantidad de residuos que generan.

Compradores alemanes también quieren Original Unverpackt. Aunque gran parte del esfuerzo está financiado por inversores privados, el equipo del proyecto llevó a cabo un crowdfunding para obtener los último 61 mil dólares que necesitaba para poner en marcha el primer local en Berlín. Con tres semanas, el equipo superó la meta, obteniendo sobre $ 124mil dólares.

Fuente: Buen Diario

Publicado en Alimentación, Consumismo, Ecología y Medio Ambiente, Noticias y actualidad | Deja un comentario

Experimento: la Intención, los Pensamientos y Sentimientos modifican la Materia


Este experimento demuestra como afectan los pensamientos e intenciones en el campo de lo fisico, en resumen: la intención y el mero hecho de observación cambian la materia (y la energía).

Publicado en Ciencia y Biología, La conciencia, el yo superior, Reflexiones, Videos para despertar | Deja un comentario

Enemigo silencioso en casa en forma de Juguete


Lo que podría ser un juguete indefenso se ha convertido en un muy peligroso veneno.

HOY: Un enemigo de la salud se aloja en muchas casas, alunas incluso, en las que jamás ha entrado el humo del tabaco y se consumen alimentos orgánicos. Se puede comprar sin límites de edad en los mercados y en las tiendas educativas.

Según un artículo publicado en el portal planoinformativo.com, sus fabricantes no ilustran el empaque con un bebé de labio leporino ni con una rata muerta. Tampoco han engañado a nadie… A nadie que sepa leer inglés: en alguna parte de la envoltura, en una esquina, con letras diminutas hay una ”Warning”, una advertencia. Palabras más palabras menos dice que muchas de las ligas de colores que los adolescentes usan para hacer tiernas pulseras de colores contienen ácido ftálico, conocido en la industria química por causar cáncer, malformaciones y defectos reproductivos.

La advertencia la descubrió una niña de once años, que para la fecha había hecho casi 20 pulseras y anillos de colores y fue a surtirse al mercado de Santa Tere. Su obsesión con las advertencias de las etiquetas la llevó a descubrir que las ligas de resorte que su madre compró para amarrarse el cabello también tienen ácido ftálico: “Este producto contiene DEHP, un ácido ftálico, conocido en el estado de California como causante de cáncer, defectos de nacimiento y otros daños reproductivos.

En algunas partes de Estados Unidos y en muchos países de América Latina, el ácido ftálico es un ingrediente común para la horneada de juguetes infantiles y sexuales, advierte el profesor investigador del departamento de Farmacología Biológica de la Universidad de Guadalajara, César Cortés Álvarez.

Los fabricantes de uñas, adhesivos, ropa y materiales como el PVC usan este plastificante para aumentar la flexibilidad de sus productos. Por supuesto los daños a la salud humana tienen relación con el contacto del químico con la piel y, sobre todo, con las mucosas y el sistema respiratorio de las personas; con su edad, y con su sensibilidad al ácido. Un dato curioso; igual que el humo del cigarro, el ftálico puede generar daños pulmonares si alguien se expone de manera frecuente o a concentraciones altas. Es posible que diariamente consumamos este químico, si estamos acostumbrados a calentar comida en recipientes plásticos.

Según la Comunidad Europea (CE) la ingestión diaria tolerable es de 48 microgramos por cada kilogramo de peso por día. Lamentablemente, ningún fabricante confiesa cuánto le puso a los suyos, aunque desde 2012 hay una iniciativa petrificada para modificar la Ley General de Salud y prohibir el uso de ftalatos en los juguetes y desde mucho antes, en 1999, la Secretaría de Salud Federal comenzó a estudiar el tema.

“El problema del ácido ftálico es que es bioacumulable —el cuerpo lo guarda— y liposoluble —lo guarda donde tiene grasa, incluso en el cerebro—. También es un disrruptor endócrino; es decir interviene con la función normal de las hormonas”.

Hay distintos tipos de ácido ftálico y todos son tóxicos en algún grado, pero el DEHP, que se usa para  fabricar las ligas que están de moda, es el más económico y uno de los más dañinos, según el investigador. Las ligas con ácido ftálico están por todas partes.

Fuente: Unidos contra la apostasia

Publicado en Educación, Escándalos, Noticias y actualidad | 3 comentarios