Reflexión sobre el consumismo innecesario y sobre cómo nos lavan el cerebro toda la vida


Hoy quiero hablar del consumismo. Cada vez contamos con menos oportunidades de bienestar, nos reducen más los derechos y las libertades por las que lucharon nuestros ancestros, y HOY no podemos permitir que caigan en vano.

Mientras más nos oprimen, más insisten en que compremos un smartphone de última generación, un coche deportivo (no verás muchos anuncios de bicicletas), una colonia que conquiste a cualquier mujer por ti, una crema para adelgazar; para que puedas seguir excediéndote, o un maquillaje para camuflar cada vez más tú interior.

¿Necesitamos todos esos “”valiosos”” productos para convivir alegremente con el resto de las personas? No. El problema de hoy en día es que cada vez la gente se muestra mas reacia a pensar por sí misma, y elige el camino fácil: la ignorancia. El hecho de creer todo lo que le digan los mass-media, que ya no es que nos manipulen, sino que no nos cuentan nada de lo que deberíamos saber por derecho.

Centrándome en el consumismo: diré que obviamente a mí también me inculcaron es común hecho de regalar objetos en cumpleaños, días de la madre/padre, navidad, y cualquier otro tipo de festividad. ¿Qué pasa? ¿que tenemos que regalar algo obligatoriamente para “quedar bien”? Yo creo que con un te quiero, un abrazo o un beso, un gracias por que nos hayamos conocido en esta vida valdría.

Se insiste a las masas constantemente en que compren cosas inútiles; no digáis que os son útiles, porque se han inventado esa necesidad para poder llenarla con un objeto material. Quieren que pensemos que con cosas materiales, con posesiones se puede ser feliz… Ese es el problema, buscar la felicidad que tan ansiadamente queremos en algo exterior a nosotros y encima material. Os voy a decir una cosa la FELICIDAD no reside fuera de ti como siempre te han hecho creer, está en tú interior, así que dejemos de mirar el exterior y empecemos a mirar hacia nuestro interior. Todos tenemos el mismo gran y excepcional potencial.

En el vídeo que tenéis justo aquí abajo os puedo dejar un claro ejemplo de locura masiva. La gente celebra que han sacado un nuevo modelo de teléfono… ¿Acaso no hay cosas más importantes que celebrar? El hecho de que haya en la calle tanta gente esperando a poseer ese modelo me parece inhumano. La gente tendría que salir a la calle por otras muchas cosas más importantes que ese trozo de metal, y no es precisamente para celebrar un mundial.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Consumismo, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s